Desalinización del agua mediante plantas desalinizadoras


Con la desalinización del agua mediante desalinizadoras se obtiene un agua de alta calidad, incluso mejor que la que se obtiene de embalses y ríos, pero con un gasto de energía mucho mayor que conlleva un precio económico y ecológico muy alto. De hecho el Pacific Institute ha declarado que se necesitan nuevas políticas que regulen el tratamiento de aguas mediante desalinización, con el objetivo de proteger el medio ambiente.

Mediante la desalación del agua somos capaces de obtener agua potable dulce, esto se produce dentro de instalaciones industriales llamadas plantas desalinizadoras. Ya hace 40 años desde que España instalo su primera desalinizadora y desde entonces nos hemos convertido en líderes en este tipo de tecnología con más de 700 en todo el país, al mismo tiempo que extendíamos esta fuente de suministro de agua potable en países como América, Oriente Medio o India.

El objetivo actual de las plantas desalinizadoras es ser menos contaminantes ya sea reduciendo la cantidad de residuos que producen como abasteciéndose por energías renovables. Este objetivo debe ser primordial debido a los más de 24 millones de metros cúbicos diarios de agua desalada que se producen en todo el mundo y que están dañando la flora y fauna de nuestros océanos.

Mediante las plantas desalinizadora se obtiene agua que en un principio no resulta potable debido a su bajo contenido en carbonatos y un pH demasiado ácido. Esta realidad de la osmosis inversa hace que el agua obtenida deba ser tratada mediante un ajuste del pH con carbonato de calcio, dependiendo de la regulación de cada municipio también puede añadirse hipoclorito o fluoruro de sodio.

Rate this post